Sobre las controvertidas palabras de Chimamanda Adichie acerca de las mujeres trans

¿Está el feminismo africano de moda?
Febrero 16, 2017
Películas y documentales afro que podéis ver ahora en Netflix
Mayo 2, 2017
Show all

Sobre las controvertidas palabras de Chimamanda Adichie acerca de las mujeres trans

Hace poco la archiconocida feminista y escritora Chimamanda durante una entrevista realizada en Channel 4 hizo unas declaraciones sobre la diferente experiencia de las mujeres cis y las mujeres trans que han levantado ampollas.

 

“Cuando la gente habla sobre si las mujeres trans son mujeres mis sentimientos son que las mujeres trans son mujeres trans” alegó Adichie. Y luego añadió: “creo que si has vivido en el mundo como un hombre con los privilegios que el mundo atribuye a los hombres, es difícil para mi aceptar que podamos igualar tu experiencia con la experiencia de una mujer que ha vivido desde el principio como una mujer y que no ha disfrutado de los mismos privilegios de los cuales disfrutan los hombres”

 

Estas palabras pronunciadas por la escritora han prendido como la pólvora que ha provocado un incendio on-line donde los comentarios dispares ante dicha declaración no se han hecho esperar. Las feministas (en su mayoría blancas) que estaban contra con ella opinaban que estaba sobreestimando los privilegios de las mujeres trans. Mientras que sus seguidores comentaban que sólo trataba de remarcar distintas experiencias. Los distintos bandos no se ponen deacuerdo y la trifulca verbal continúa todavía en las redes sociales.

Posteriormente a la entrevista Adichie , para aclarar su postura, publicó en su cuenta de Facebook un post titulado “CLARIFYING” (“aclarando”) que decía lo siguiente: “Diversidad no significa división. Porque podemos estar en contra de la violencia que sufren las mujeres trans mientras somos conscientes de las diferencias. Porque deberíamos ser capaces de ver las diferencias mientras nos apoyamos. Porque no tenemos que insistir, en nombre de la complicidad, que todo es lo mismo. Porque el riesgo que corremos es el de reducir el género a algo único y esencialista”

El papel que le ha tocado a Adichie que es el de ser portavoz del feminismo de unas mujeres mayormente invisibilizadas no es tarea sencilla porque de cierta forma el ser muy visible también te hace vulnerable a las críticas. Hasta ahora la prensa occidental se había rendido a sus pies, sus libros se han convertido en best seller mientras ella ascendía a un estatus de celebridad. Pero últimamente parece que quieren hacerle un poco de “mala prensa” para manchar un poco su pulcro expediente.

Al sacar sus palabras de contexto, a propósito, los medios han servido la polémica en bandeja simple y llanamente porque la polémica vende y al patriarcado le conviene que nos peleemos entre nosotras para no avanzar en nuestra lucha.

Adichie es una mujer talentosa e inteligente y valiente que no tiene miedo a decir lo que piensa y eso parece que no encaja con la idea patriarcal que se tenía de ella hasta ahora de “la buena feminista”, es decir, una feminista políticamente correcta que no se metía con los sistemas de valores occidentales.

Las personas que la critican por dar su opinión se olvidan o no saben que ella desde el 2014 está llevando a cabo una campaña en Nigeria para defender los derechos de la comunidad LGTB y que por lo tanto no tiene nada en contra de este colectivo sino todo lo contrario.

Estoy segura de que las mismas pseudo feministas que la vilipendian son las que luego van por ahí llevando la camiseta famosa de “We should all be feminists” (deberíamos ser todos feministas) porque queda muy bien sin importarles de quién es realmente la frase, pero luego no tienen pelos en la lengua en poner a caldo a Adichie, una mujer que ha aportado y sigue aportando mucho al feminismo.

Llamarse una feminista y criticar a Adichie es como estar a dieta y tomarte un café sin azúcar acompañado con un donut, es incoherente. Estas haters están, sin darse cuenta, perpetuando el patriarcado al deslegitimizar a las mujeres librepensadoras que no dicen lo que se espera de ellas sino lo que de verdad quieren decir a pesar de que muchos no coincidan con su opinión.

El feminismo necesita más sororidad e interseccionalidad para que situaciones como éstas no se vuelvan a repetir, porque si continuamos tirándonos piedras en nuestro propio tejado nos va ser más difícil conseguir cambios progresivos y avanzar en una dirección común.

 

Aquí os dejo el video para que saquéis vuestras propias conclusiones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *